14 cosas que no volvería a hacer siendo freelance, en especial la numero 3.

Como freelancers, aveces hacemos cosas que quizás al principio pensábamos que era una buena idea, pero terminamos arrepintiéndonos luego, aquí te cuento las cosas que no volvería a hacer (o que de verdad no quiero volver a hacer) , ya que he tenido malas experiencias.

1. No tener ingresos pasivos (ni trabajar en tenerlos):

Cuando era más joven, pasé mucho tiempo sin hacer nada  para crear ingresos pasivos con la excusa de que no podría cobrar adsense ni tener dolares en mi país (mata las excusas, o las excusas te van a matar), uno que otro proyecto fallido pero nunca hice nada solido, total tenía “tiempopara hacerlo luego”, y varios años después aún no tengo nada, un error muy grave de mi parte, la última web que tuve con adsense murió después de una actualización del algoritmo de Google y ahí quedó todo.

Ahora que ya tengo un poco más de conocimiento, sé que adsense no lo es todo y me encuentro desarrollando al menos un canal para generar ingresos pasivos.

 

2. No tener un blog. ¿En que estaba pensando?

Por el amor al sushi, tengo algún tiempo ya siendo freelance y no tenía un blog para mi portafolio, y menos este blog que es más personal. Tener un blog tiene infinidades de beneficios, entre las que más destacan:

  • Captar más clientes
  • Generar ingresos
  • Crear una marca personal
  • Socializar
  • Fidelizar clientes
  • Posicionarte como experto en tu área

Así que no pierdas el tiempo, y comienza tu blog ahora mismo.

3. Atender un cliente a las 2 de la mañana, en persona.

Foto: picjumbo.com

Foto: picjumbo.com

No me juzguen, fue uno de mis primeros clientes y necesitaba hacer unos ajustes “urgentes” a las 2 de la mañana, yo estaba durmiendo, me llamó para pedirme unos cambios urgentes a su sitio web, y yo con la mentalidad de que al cliente hay que aceptarle todo, accedí a que fuese al lugar donde yo vivía, y a esa hora ponernos a trabajar, y lo peor, no recuerdo haberle cobrado por eso. Peor aún, los cambios en verdad no eran tan urgentes y no era mi responsabilidad el que el terminase los archivos multimedia a la una de la mañana.

Y termine con problemas con los dueños del sitio donde vivía por recibir visitas a esa hora.

4. Comprar cosas que no necesito

Pero que mi cerebro justificaba, compras impulsivas. Que si en vez de “compras compulsivas” hubiese tenido “ahorros compulsivos” creo que el panorama sería diferente.

Yo de por si no tengo muchas cosas porque no tengo domicilio fijo, y aún así tengo cosas que no uso, entre las que sale a relucir este cable que estaba en descuento y lo compré para cuando lo necesite, y aún no lo necesito:

 

Aún sigo esperando el día de usarlo

Aún sigo esperando el día de usarlo

5. No tener un fondo de emergencias

Somos freelances, el sueldo no está garantizado, el hambre si. No siempre tendremos trabajo constante, y menos en nuestros comienzos. El fondo de emergencias es el mejor aliado de nuestras finanzas.

Actualmente el fondo de emergencias me permite dormir tranquilo y de verdad que quita un montón de estrés el saber que no importa si algo sucede, estoy preparado para afrontarlo.

 

6. No saber cuanto gano

Exactamente cuanto gano, porque del  dinero que hice el mes pasado, hay que deducir gastos, así que no es el neto, esto me ayuda a saber que tan rentable estoy siendo, que tengo que hacer o que tengo que dejar de hacer.

Normalmente si alguien me preguntaba “cuanto gano” respondía con unos cálculos mentales rápidos que consistían en ¿cuanto gané con el último proyecto, y cuanto me tardé? y a partir de ahí extrapolaba, pero lo hacía era por flojera de llevar mis finanzas en orden.

7. No tener un presupuesto

El punto de arriba pero con los gastos, el no tener un presupuesto lleva a gastar dinero en cosas que no necesitamos, a comprar más (o menos) de lo debido, a quedarnos sin dinero, y N cantidad de cosas que no son buenas.

Aqui puedes leer un artículo muy interesante de la mama de las finanzas personales, So Sanchez http://www.blogylana.com/presupuesto-ya-deja-de-odiarlo-parte-1/

8. No tener herramientas disponibles

Varias veces perdí dinero por no tener herramientas, entre las que destaca esta ultima anécdota, que fue algo así:

-Aló, Che?

Sí, que pasó?

-Necesito comprar $1200 en gifts cards, me podéis ayudar?

Okay, pasame tus datos pa’ ayudate con eso.

…No tenía mi Amazon Afiliates activo, lo que significó $72 en comisiones perdidas, que es casi un año de hosting. Aún los pienso y me duelen.

9. No prestarle atención al lugar de trabajo

Nunca procuré invertir dinero en mi espacio de trabajo, pero con el tiempo me di cuenta que tener un espacio dedicado para trabajar es algo en lo que todos deberíamos hacer un esfuerzo:

  • Una silla donde provoque sentarse
  • Un escritorio suficientemente amplio
  • Dispositivos periféricos ergonómicos
  • Crear tu propio ambiente
  • Eliminar distracciones

Son cosas que ayudan a que nuestro cerebro se ponga en modo productivo porque crean el ambiente de trabajo.

Si bien en estos momentos no tengo domicilio fijo (vivo alquilado) y quiero ser nómada digital, cuando tenga mi propia Tiny House o me decida a vivir un largo tiempo en X sitio, tendré mi propia oficina en casa.

10. Dejar que mis equipos se deterioren más de lo debido.

Y tampoco tener un ahorro para renovarlos, los equipos se deprecian con el tiempo y es nuestra responsabilidad renovarlos si ya cumplieron su vida útil. Dejé que mi laptop se deteriorara más de lo debido, y como se repararla, nunca hice un esfuerzo por reemplazarla, ahora estoy como loco buscando una nueva.

También por los imprevistos, como el día que mis hermanitos me agarraron la laptop, la dejaron caer o algo y se le rompió una parte importante por dentro, pero claro, nadie fue. Cuando trabajen les obligaré a que me compren una.

11. Invertir primero dinero que tiempo en proyectos

Siempre se me ocurren ideas geniales con nombres geniales, voy a namecheap y el dominio está libre. Así que sigo estos no tan brillantes pasos:

  1. Lo compro.
  2. Pasa un año, no hice nada.
  3. Lo dejo vencer
  4. $9 (o más) más perdidos.

Y eso me ha pasado más de una vez, pero por suerte lo he frenado un poco, actualmente tengo pocos dominios y venderé los que no uso. ¿A alguno de ustedes les ha pasado esto?

12. No saber cuanto tiempo trabajo

¿Enserio trabajaste 12 horas? Dí la verdad, estuviste 4 viendo facebook y revisando whatsapp. La buena noticia es que estamos en una era digital donde todo se puede medir, desde cuanto escribiste hasta cuanto tiempo pasaste viendo barney tus series favoritas.

La maravilla que me ayuda a medir lo que hago en mi computadora se llama Rescue Time.

Pronto haré un post acerca de la productividad, así que pendientes

 

13. No saber en que pierdo tiempo

No sabía que sitios debía bloquear y cuales no, cuanto tiempo pase exactamente en redes sociales, leyendo pendejadas, metido en youtube y todas esas cosas.

Rescue time también mide todas esas cosas y me crea un informe de todo el tiempo que perdí. Que herramienta tan genial.

Una de las hazañas más grandes fue dejar de ver Cuanta Razón y Cuanto Cabrón.

 

14. No prestar atención a mi marca personal

logo-ch3-new-color

Este es un valor que debemos construir desde el día 0 de nuestro comienzo en Internet. Definir que es lo que hacemos, el valor que proveemos y a quien queremos ayudar es algo fundamental, que si bien muy pocas personas hacen esto desde el principio, el tiempo nos enseña que no podemos trabajar con cualquier cliente, ya que cada quien tiene su cliente ideal. Un libro que tme gustó mucho y que te puede ayudar es “Book Yourself Solid

Michael Port nos explica paso a paso definirnos como marca y a definir nuestro cliente objetivo.

 

¿Y vos, que le añadirías a la lista?

 

PD: Algunos links son de afiliado, lo que significa que si compras a través de ese link, yo me llevaré una pequeña comisión sin costo adicional para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *